Reseña: Lucifer

Mañana, 8 de mayo del buen año de nuestro señor 2019, estrena la esperadísima 4ta temporada de la serie más la zorra del universo conocido (según yo): Lucifer. Así que aprovecharé de hacer una breve reseña de lo que llevamos hasta el momento, más un poco de historia del show, para que se contagien y yo no sea la única wna esperando como almeja a que Netflix suelte los próximos capítulos.

Vamos pa’trás

Warning: esta es la parte ñoñísima de la nota, porque voy a hablar de comics pasados de moda.

Lucifer comenzó como un personaje en las páginas de Sandman del británico Neil Gaiman, en esos años en que todos estábamos terrible pasados a kk, leyendo cosas ‘elevadas’ y en realidad bien fomes, porque eran ‘lol culturales’, todo para creernos un poco más la raja que los que solo leían superhéroes. Filo, la weá es que el personaje gustó ene, y su historia daba para contar harto más.

Captura de pantalla 2019-05-06 a las 1.34.48 p.m..png

La historia que lo puso en la mira fue una serie de 75 números del guionista Mike Carey, quien si bien partió imitando el estilo de Sandman, desarrolló una voz propia y según yo, harto más entrete que las páginas originales, donde Lucifer Morningstar -un joven rubio tipo David Bowie como el thin white duke– se aburre de regir el infierno y decide tomarse unas vacaciones, atendiendo un piano-bar en LA.

En TV

Sin embargo, si bien la serie de Warner/Fox está ligeramente basada en los personajes (con crédito a Neil Gaiman, quien incluso apareció en un episodio especial como la voz narradora de Dios), poco y ná tiene que ver con el comic. Este Lucifer -interpretado maestramente por Tom Ellis, conocido como Gary Preston en la comedia inglesa Miranda-, es moreno y seductor; y si bien toca y canta en el club LUX (el reducto más hot de LA), dedica sus días a resolver crímenes como consultor civil de la LAPD, junto a la guapísima pero bonachona Chloe Decker (Lauren German)
En otras palabras, es un procedural tipo CSI. Pero mucho MUCHO más entretenido.

Captura de pantalla 2019-05-06 a las 1.35.54 p.m..png

Lucifer hace prácticamente todo el show, como el wn más atractivo que has conocido ever. Absolutamente nadie se resiste a su encanto, ni a sus poderes del deseo, que hacen que todos confiesen lo que más quieren en la vida…todos, excepto Chloe, quien por alguna razón (no daré el spoiler, wna) se resiste sin problemas a sus poderes, a la vez que comienzan a forjar una relación que va mucho más allá de lo profesional, y que se va desarrollando capítulo a capítulo. Por eso, si bien cada episodio presenta un caso policial, hay que ver la serie entera. Porque el Deckerstar (nombre del ship entre Morningstar + Decker) es más foerte que la cresta y sorry, pero toas toas tenemos la fe de que algún día estarán juntos, csm, me muero si no, el ship es realllllll.

Captura de pantalla 2019-05-06 a las 1.37.20 p.m..png

Junto a Lucifer y Chloe, hay todo un cast de absoluta perfección química: Linda, terapeuta de las estrellas, quien terapia a Lucifer a cambio de favores sexuales para ayudarlo con un caso, y termina terapiando a prácticamente todo el grupo. Amenadiel, hermano de Lucifer, quien busca devolverlo al infierno para quedar bien con su papá. Termina siendo más chistoso que la cresta, sobre todo tras su breve relación con Mazikeen, un demonio forjado en el infierno, quien acompañó a Lucifer a Los Angeles, para protegerlo y hacerle la pega. Una de mis favoritas es Charlotte Richards, quien comienza como el cuerpo donde se refugió la madre de Lucifer tras escapar del infierno, para después ser una humana en un emotivo camino de redención personal.

Captura de pantalla 2019-05-06 a las 1.37.54 p.m..png

Por el lado terrestre, está el simpático detective Dan Espinoza, ex-pareja de Chloe y competencia directa de Lucifer, además de ser padre de la adorable Trixie, quien está igualmente fascinada con el príncipe de las tinieblas, provocando momentos ridículamente chistosi en el colegio.
Cada temporada suma nuevos personajes como es el caso de Ella, forense de la policía, quien tiene una relación muy personal con el Pulento.

Save Lucifer

Si bien la serie tiene un fandom fuertísimo, fue cancelada tras la tercera temporada, y los showrunners y estrellas comenzaron inmediatamente una campaña para que la serie fuera salvada del verdugo, y ojalá rescatada por otro canal. Con los hashtags #SaveLucifer y #PickUpLucifer, más de 8 millones de fans en el mundo reaccionaron y consiguieron que Netflix tomara la batuta.

Los loveo, Netflix, aguante.

Desde el colegio que estoy obsesioná con los ángeles, un tema que había dejado medio atrás y que esta maravillosa serie culiá llamada Lucifer revivió en mí, trayendo de vuelta toda esa trivia sobre wnes con alas. Esta serie es perfecta para mí. Además está claro que adoro al diablo, lo dice en mi biografía de twitter.

tumblr_p7dkzr1HY91wlsfzlo1_500

Y puta, es más romántica que la cresta; vaya forma de romper estereotipos, cuando ves que el diablo no es malo, solo tiene mala reputación.
Yes today, Satan.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s