El baile de los que faltan

Una semana desde que Chile despertó. Una subida en los pasajes del metro (cuarta en dos años) suscitó a unos escolares a evadir el pasaje. Nadie podía suponer que movilizarían a todo un país, el cual de pronto como quien rompe un hechizo, se percató de las injusticias, la inequidad y la falta de bienestar en la nación completa.

Y desde ahí, nada fue lo mismo. Entraron ganas de luchar y por una vez, nos unimos a dichos estudiantes. Evasión, caceroleos eternos, protestas, marchas. Y una desmedida represión acompañada de toques de queda que significaron para muchos un doloroso viaje al pasado y para el resto, lo que siempre debió significar: nada. Porque casi todos nos los pasamos por la raja.

Solo siete días han pasado, pero se sienten como un mes, debido a su saldo negativo:
Arrestos y detenciones ilegales, perdigonazos por doquier, lesiones, gente con ceguera, golpes, lumazos, torturas, violaciones.

Muertes.
En 2019.
En democracia.

20 muertos nos dejó esta semana, casi todas en circunstancias no menos que sospechosas.

Mientras algunos sectores hacían su protesta mas lais, su rave, su cervecita, otros eran reprimidos cruentamente -hasta en el descontento hay desigualdad. Puedo aseverar que ninguna muerte fue en el quintil mas rico de Santiago.

Hoy estamos descubriendo de a poco los tongos y montajes. Los que murieron calcinados durante los supuestos saqueos, quienes fallecieron en incendios muy probablemente provocados por FFAA. El SML ha encontrado otras causas de muerte en los cuerpos. El incendio borra huellas, el dueño del local cobra seguro y santo remedio. hay a quien culpar, cosa que este país siempre busca.

Pero Chile ya no es tonto, y las circunstancias del 73 no son tan fáciles de repetir. La nueva generación de la cual te burlas por ser lol millennial, viene con el celular pegado. Y hay fotos y videos bastante incriminatorios  que yo misma he quedado negra viendo.

Me da paja porque yo no soy periodista, pero no toma mucho esfuerzo hacer mejor la pega que el vergonzoso despliegue de la TV chilena, que no es periodismo, si no encubrimiento. Chimpancés que estudiaron 5 años picándose a Tom Wolfe pa terminar de guardias de supermercado con micrófono, cuidándole la chaqueta al patrón. Eso no es periodismo. Pero afortunadamente, cualquier atisbo de verdad en los numerosos videos compartidos por rrss es mejor periodismo. Y salvo las eternas viejecitas que solo ven tv abierta y creen que los milicos son lo mejors del mundo, casi todo tenemos claro lo que ocurre en la realidad.

20 muertos. 20 personas que perdieron su vida en esta lucha porque pensaron que salir a las calles a reclamar sus derechos valía la pena, pese a la represión inmediata que se dio desde el momento en que los cabros -héroes todos-, comenzaron a evadir el metro en masa.

Cómo chucha alguien va a pensar que esto es por treinta pesos. Esto es de vida o muerte. Son treinta años y más de abusos desde que tras el golpe se instaló la desgraciada economía neoliberal que solo enriquece a ciertos especuladores mientras empobrece y tortura al resto, robándoles a su vez la educación, la vejez y la dignidad.

20 muertos.

20 familias que no volverán a ver a un ser querido, porque un tirano borracho de poder no fue capaz de ceder un solo centímetro de sus privilegios y de quizás cuántos favores que debe a los empresarios para los cuales gobierna, y a sus parientes de mierda, toda una estirpe de putrefacción que maneja el país a sus anchas. Dice haber votado por el No. Pero bastó una sola manifestación de gente buscando nada más que lo justo, para que el personaje mostrara sus verdaderos colores de dictador de cuneta, al cual nadie respeta.

20 muertos.

20 personas que no verán el posible cambio, porque un wn no supo manejar la situación y nos tiró a pacos y milicos, entrenados solo pa afanar, jalar y hacer la guerra a un enemigo invisible. Porque no, este wn no es inteligente. Es vío. Se enriqueció especulando acciones en dictadura, se robó un banco, se cagó a otros empresarios. Es un vulgar delincuente de corbata y cuello de una chaqueta que le queda mal, pero que no es capaz de ajustar como otros le sugieren, porque no quiere escuchar a nadie, si no tener el control total.

Se hace el ciego, el sordo, y a ratos el mudo. Tuvimos la mayor marcha de la historia del país con mas de un millón de adherentes, y su respuesta fue un tweet anémico donde se atribuía el exito. Solo un ladrón sicofante se robaría una marcha en su contra.

La wna de la Rubilar dice que la marcha no fue en contra de un gobierno especifico, cuando se escuchó a mas de un millón de personas entonar PIÑERA CONCHATUMARE, ASESINO.

Asesino.

Porque él fue quien declaro un dudoso estado de excepción que FFAA entendió casi como estado de sitio, se pasaron la constitución por el borde, y comenzaron a tratar el toque de queda como una weá que si se violaba, merecía las peores penas delictuales, siendo que con cuea es falta.

Nada de esto fue necesario. Reprimir a los estudiantes era innecesario, el toque de queda por saqueos era innecesario, sacar militares por sospechosos incendios del metro (que hoy sabemos fueron organizados desde dentro) fue no solo innecesario, si no inútil. Los militares no salvaron nada, montón de pendejos culiaos zánganos del estado.

Pero sin esa chispa, si no se hubiera apagado el fuego con bencina, este país ql indolente no hubiera despertado. No habría alzado los brazos contra el opresor.

Todos los días había caceroleo en mi esquina. Admito que en un momento de pesimismo, temí que siete días después, la gente habría vuelto a esa falsa normalidad que los medios nuevamente con su falsa narrativa nos están tratando de enchufar. Y por un rato así lo pareció. Pero mientras redacto esta nota, escucho a mis vecinos cacerolear nuevamente. Ya nadie puede engañarnos tan fácil. Esto no ha terminado.
Este lunes viene la ONU a constatar lesiones a nuestros derechos. Nos quieren reprimir y esconder como sea, aparentar que aquí no ha pasado nada, con un ejército de juventudes UDI y niñitas bien que no han pescado una escoba en su vida, limpiando corneteramente la plaza Italia, lugar que con cuea conocen por foto.
Pero esto dista mucho de terminar. Algo se quebró en la gente, que no puede volver a componerse, y vamos a seguir. Nadie nos organizó, nadie nos dirige, nadie puede atribuirse nuestro movimiento, porque nació de la injusticia hacia un país completo y vamos a seguir weveando. Por nosotros, por los que no están, por los que faltan. Este baile es por Chile.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s