Querida Juanita:

Estimada Juanita Ringeling:

Espero te encuentres muy bien en tu cuarentena en Cachagua.

Te cuento que me parece super nice que uses tu privilegio para ser activista medioambiental, y que por lo mismo últimamente te preocupe la huella de carbono que dejas cuando tomas un avión.

Dijiste en una reciente entrevista y cito: “Al principio era ‘qué rico viajar y todo’. Pero en el último tiempo… la huella de carbono de mi vuelo es tremenda”.

Me parece bien que te preocupes de eso, pero hay una weá que me da mucha paja. Que vienes a decir esa weá cuando ya te lo viajaste todo, po niña.

Hasta hiciste el típico programa de “Cuicos que viajan” para el 13C (que dan después de “Cuicos comiendo” y “Cuicos que viajan y comen”. No se lo pierdan)

Captura de pantalla 2020-06-08 a las 11.13.42 a.m.
Juanita en Alaska. El que puede, puede.

O sea, la raja que te preocupes ahora que viajar ya no es tan prohibitivo y se estaba democratizando. Ahora que ‘cualquiera’ puede cruzar sus fronteras, ahora que el más ‘pinganilla’ puede tomarse el tour por Europa, ahora que #una por fin juntó los morlacos para que cuando se acabe la pandemia poder pasar un finde en Buenos Aires, nos vienes a meter la culpa de la huella medioambiental.

Ahora, po. Ahora que uno por fin puede, no se puede. Me llega a dar la impresión, Juanita, de que los pitucos buscan formas de seguir manteniendo ciertos privilegios. De que cualquier weá que los distinga, la raja. Eso incluye viajar.

Desde la playa privada, inaccesible sin un 4×4, hasta decir cosas como que ‘veranear en Brasil -o en Latinoamérica en general- es de flayte’. En fin, cualquier weá para huir de la garuma y dejar bien clarito quién es quién.

Y ahora que se empezaba a viajar más allá, tú, cuica hippie nos dices que es malo pal planeta.
Y que tienes que decidir a qué pegas decirles sí y cuáles no. Qué bacán poder decirle que no a un trabajo. Si yo hago eso, en dos semanas toy viviendo bajo un puente.

Juanita, yo no vengo a dorarle la píldora a nadie, yo sí creo en el cambio climático y soy la típica weona que cambió sus bolsas plásticas por las bolsitas reutilizables que siempre se me olvidan cuando voy al super y tengo que igual comprar otra bolsa de mierda que igual no dura tres meses. Yo creo que la gente puede aportar de alguna forma, comer menos carne, cerrar bien las llaves, usar menos luz, ducharse dos minutos al son de un tema de Ramones.

Pero Juanita, al igual que el tema del agua, por qué culpas al usuario de su huella de carbono y no a la aerolínea que la produce? Por qué nos piden duchas más cortas, cuando la mayoría del agua es consumida y malgastada por empresas grandes? Qué es esa weá de hacer culposo al wn promedio, cuando se sabe que es el empresario el que está detrás del 90% del tema?

Juanita, si quieres que empecemos por casa, podrías pedirle a cierto alcalde de Cachagua que reduzca la cantidad de wnes que se van a wear allá cada verano. Y que de paso pague las contribuciones.

Leer esta entrevista, Juanita querida, me hace extrañar aquellos tiempos en que Lun nos mostraba lamparitas que hace la Mayte con madera de playa o no sé qué chucha.

Namaste, po weona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s