Reparando la cuerpa con Perfect Bear

Siendo treintona, una entiende ligerito que las cosas empiezan a cambiar, pero para peor. El pelo ya pasó su esplendor y ahora empieza a caerse de a poquito (a mostrar todo el sufrimiento que vivió con tanta decoloración, teñido, ponytail, pinche, cintillo, escarmenado, spray, etc.), las uñas ya ni vale la pena mostrarlas sin una … Continúa leyendo Reparando la cuerpa con Perfect Bear